conejo-mano-mono

El conejo como mascota

Dieta:

En libertad los conejos son animales que se alimentan fundamentalmente de hierba. Pasan largos períodos de tiempo pastando y masticando fibras vegetales con abundante contenido en celulosa y pocos macronutrientes. Todo su sistema digestivo ha evolucionado para cortar, masticar y procesar hierba en grandes cantidades. Es por ello que en cautividad debemos proporcionarles una alimentación basada en el consumo de heno, que no es más que hierba secada al Sol. El heno debe suponer alrededor del 80% de toda la materia seca ingerida. Suministraremos un heno de calidad y variado (Festuca, Avena, Huerto, Alfalfa, Timothy…), siempre disponible, empleándolo tanto para dieta como para sustrato, cama y letrina. El heno de alfalfa debe utilizarse con moderación debido a su elevado contenido nutricional.

Si imaginamos la típica pirámide alimenticia, queda claro que toda la base y más de la mitad de la altura de la misma estaría ocupada por el heno, pero ¿y el resto? El siguiente escalón lo forman las verduras de hoja. Todas son buenas, incluso la lechuga que goza de una mala fama totalmente infundida. Pueden comer todo tipo de lechugas, coles, hojas de nabo, de rábano, de remolacha, de zanahoria, de morera, de coliflor, de brócoli, endivia, rúcula, pieles de judías verdes, canónigos… Las verduras de hoja suponen alrededor del 15% de la materia seca ingerida. Cualquier verdura no empleada con anterioridad debe ser introducida poco a poco en la dieta, nunca de forma brusca. Suministrar verduras dos veces al día es una buena práctica en los conejos domésticos.

En el penúltimo escalón tenemos el pienso específico, que es un alimento suplementario, y muy frecuentemente se comete el error de utilizarlo como alimento principal. El pienso no debe suponer más del 10% de toda la materia seca ingerida cada día. Suministrar siempre un pienso extrusionado y de alta calidad, NUNCA mezcla de semillas. Nosotros recomendamos Oxbow, ZuPreem, Kaytee o Hagen.
La cima de la pirámide la ocupan los premios: zanahoria, manzana, naranja, pimiento y otras frutas y hortalizas.
Las indicaciones antedichas son apropiadas para conejos adultos sanos. Conejas en gestación, gazapos, individuos en crecimiento, animales reproductores, etc., tienen requerimientos nutricionales específicos que serán aplicados por el profesional veterinario adecuado en cada momento.

Para evitar problemas nutricionales y de otra índole, quedan prohibidos los siguientes alimentos: semillas, frutas dulces (plátano, melón, higos…), chocolate, pan, picos, cereales de desayuno, alimentos con azúcar, aguacate, patata cruda y, en definitiva, cualquier alimento procesado destinado al consumo humano.

Alojamiento:

Los conejos jóvenes, especialmente los muy jóvenes, deben mantenerse por encima de los 20 grados centígrados. Los adultos toleran bien el frío, especialmente si tienen refugio nocturno.

Los animales en crecimiento o gestación se benefician de tomar el Sol al menos media hora al día, especialmente al amanecer o al atardecer.

El tamaño mínimo de un jaula es de 1,2 x 0,75 x 0,75 metros. No obstante, el tamaño mínimo requerido es mucho mayor, de alrededor de 4 metros cuadrados, donde poder correr, esconderse, saltar… Es por ello, que lo ideal es mantener al animal por la noche en una jaula y durante el día en un parque o corral. El sustrato debe ser blando y libre de polvo. Aconsejamos viruta de madera + heno o paja en abundancia; no utilizar NUNCA arena de gato como sustrato.
Es conveniente disponer de un lugar para esconderse.

Manejo:

No se deben bañar. Se deben de cepillar cada día, especialmente los individuos de pelo largo.

El sustrato debe cambiarse al menos semanalmente.

Disponer agua limpia y fresca a diario, en bebederos que no se derramen y no humedezcan en exceso el ambiente.


Los conejos deben ser manipulados lo menos posible, especialmente por los niños.

Procurar adquirir animales mayores de dos meses de edad que hayan sido criados por sus madres en el seno de un grupo.

Los conejos son animales sociales y se benefician en extremo de la compañía de otros individuos de su especie.

Cuidados veterinarios:

Realizar profunda revisión post-compra.

La esterilización es altamente recomendable tanto en machos como en hembras.

Vacunación: los conejos se vacunan cada 6 ó 12 meses (según criterio veterinario) contra la mixomatosis, la neumonía hemorrágica y la neumonía hemorrágica tipo II. Existen más vacunas en el mercado, especialmente para los conejos de granja, pero no se emplean en la clínica corriente de conejos mascota.

Desparasitación: los planes de desparasitación son variables en función del tipo de vida que lleve el animal. Por ejemplo si vive en un piso o en una casa con jardín, si sale al exterior, si comparte vida con otros animales, etc. Se desparasita frente a gusanos redondos, gusanos planos, coccidios, encephalitozoon y parásitos externos (pulgas, ácaros…). El veterinario especialista adecuará un plan a cada caso.
Expedición de la correspondiente cartilla sanitaria oficial.

Revisiones veterinarias semestrales-anuales-geriátricas.

Consulte cualquier duda con su veterinario de animales exóticos.

Sin comentarios

Añadir un comentario